Close

30 agosto, 2016

LA EMOCIONALIDAD ORGANIZACIONAL

Las Organizaciones tienen emociones?. Quien determina la emocionalidad de las organizaciones?

Al momento de hablar de las organizaciones el pensamiento nos invita a la idea de cómo es su estructura, que cosas hay que cambiar, como funciona, pero es muy extraño que hagamos la afirmación “Que siente la organización…”.

Dentro del campo organizacional es sumamente importante que se determine y sea parte de la constante revisión, cuáles son las emociones que se instauran en un momento determinado en las organizaciones, además de detectar que tan responsable es la gerencia y sus líderes de esto, ya que es determinante para poder medir la productividad de la misma.

La emocionalidad organizacional es una variable que toma el rumbo de la organización, se percibe en el ambiente de trabajo, influye en el trabajo en equipo, en la rotación del personal, en la participación para crear elementos de innovación, en cómo se asumen y se enfrentan las dificultades, en la forma de solucionar los conflictos, entre otros tantos puntos.

Ante esto en un porcentaje muy alto la gerencia a través de sus líderes subestima este tema al momento del análisis, se consideran múltiples variables antes de pensar en la emocionalidad organizacional, esto se asume en determinadas personas o en determinados departamentos, pero en definitiva nos enfrentamos a una inconsciencia colectiva del manejo de las emociones en las organizaciones.

Hoy más que nunca  los líderes deben ser especialistas en el manejo de las emociones, son los responsables de instaurar emociones, ahora bien, la pregunta es ¿Cuáles deben ser? y ¿Cómo lograrlo?.

Contestando la pregunta de cuales, el líder debe ser el responsable de crear:

  • A través de la visión, la capacidad de soñar y la ilusión del hacia dónde vamos indistintamente la situación que se nos presente, porque de no ver salida no tiene sentido la organización.
  • Certidumbre de las cosas que si podemos controlar, de los logros que podemos garantizar, del ambiente que podemos crear, esto produce tranquilidad.
  • Reconocimiento sincero de los logros alcanzados, de los aportes logrados.
  • Instaurar una ideología de trabajo, de productividad, adaptada a las necesidades particulares de cada organización.
  • Saber atender el miedo y el dolor de lo no logrado y los cambios contantes que se puedan presentar.
  • Instaurar y creer en la felicidad laboral, se debe ser promotor que eres el único responsable de ser feliz en tu vida y en tu trabajo.

 

Ahora bien, cuando nos vamos al cómo lograrlo, comienza desde:

  • Como realizo el proceso de selección del personal. Generalmente se basaban en los conocimientos de la persona,  es decir, en su capacidad intelectual, dejando de lado en sus procesos,  la inteligencia emocional de los candidatos. Debemos determinar las habilidades emocionales para tomar la decisión de un ingreso.
  • Crear valores con los cuales se identifique el personal y sean modelados por sus líderes, ayudando de esta manera al hábito laboral, logrando una cultura organizacional.
  • Debe manejarse una sola filosofía de productividad en la organización, donde se logre una identificación plena de ello.
  • Hacer consciente el lenguaje comunicacional de la organización, debe ser en positivo, resaltando logros, valores, confianza, amabilidad.
  • Promover el aprendizaje, el desarrollo tanto en lo profesional como en lo personal.

 

La identificación y el manejo de los estados emocionales son una tarea compleja que requiere atención, planificación y abordajes en los distintos y diversos niveles. Cada organización debe definir qué emociones son aceptables y en qué medida pueden expresarse; no hay un conjunto único de emociones que busquen todas las organizaciones, pero si es definitivo que los líderes son los responsables directos de este campo para el éxito en las organizaciones.

Lic. Hugo Leal